10 des. 2007

EN MINISTERI DE MEDI AMBIENT ENTRA EN JOC...

Medio Ambiente no apoyará la incineración de residuos peligrosos en plantas cementeras El Ministerio de Medio Ambiente no considera 'deseable' el uso de recursos peligrosos como combustible en las plantas cementeras. La decisión sobre valorización energética de este tipo de residuos corresponde en cualquier caso a las CCAA.

El Ministerio de Medio Ambiente, a través de la Secretaría General para la Prevención de la Contaminación y el Cambio Climático, ha iniciado contactos con el sector cementero (Oficemen) y los principales sindicatos (UGT y CCOO) para favorecer la valorización energética de residuos en plantas cementeras en casos determinados. Esta iniciativa tiene en cuenta que la competencia de autorizar la valorización energética de residuos en plantas cementeras, con los requisitos medioambientales establecidos en la normativa vigente (RD 653/2003, sobre incineración de residuos y Directiva 2000/76/CE) corresponde en última instancia a las Comunidades Autónomas. En algún caso también ciertas Ordenanzas municipales han establecido requisitos específicos.

Los casos previstos en la iniciativa del Ministerio de Medio Ambiente son los siguientes:

Residuos de biomasa. El aprovechamiento energético de la biomasa contribuye a la lucha contra el cambio climático y al cumplimiento del Protocolo de Kioto, mediante la reducción de emisiones de CO2.Otros residuos no peligrosos, siempre que, como en el caso anterior, se cumpla la jerarquía de gestión establecida en la normativa comunitaria y española: la valorización energética será adecuada cuando se hayan agotado las posibilidades de reutilización, reciclado y valorización material.En todo caso deberán tomarse siempre las precauciones de gestión para que no se causen molestias a la población, tales como malos olores, y se cumplan los límites de emisiones atmosféricas establecidos en la normativa.

En relación a los residuos peligrosos, el Ministerio de Medio Ambiente no va a favorecer su valorización energética en plantas cementeras, considerando preferible la gestión de estos residuos en instalaciones específicamente diseñados para ello, y con equipos técnicos especializados.

El Ministerio de Medio Ambiente tratará esta cuestión con las Comunidades Autónomas en los órganos de coordinación existentes, siendo estas las competentes en la materia.
-----------------------------------------------------------------------------------------------
Comentari: Embolica que fa fort!.... Que el Ministeri de Medi Ambient digui que "NO apoyará la quema de residuos peligrosos en las cementeras ", és una bona noticia. Ara be, aquest tipus de noticies s’han d’agafar en pinces ja que en el fons no fan altra cosa que netejar-se les mans davant dels conflictes que estant sorgint arreu d’Espanya.

Per altra banda el Ministeri tindria de fer públics quins son els "residuos peligrosos", ja que ara tot depèn de cada Comunitat Autònoma que fan la tria.

3 COMENTARIS (clica i escriu els teus):

Anònim ha dit...

Clarín.com » Edición Miércoles 06.02.2002 » Sociedad »
QUEJA DE LA ORGANIZACION ECOLOGISTA GREENPEACE
Dicen que quemando esos residuos se liberan elementos tóxicos. Y quieren que se les haga un tratamiento de esterilización. Ayer, diferentes estatuas de la ciudad amanecieron con la boca cubierta por un barbijo. De esta forma la organización ecologista Greenpeace reclamó al Gobierno porteño medidas urgentes para detener la incineración de los residuos hospitalarios que, en su mayoría, se realizan en el conurbano bonaerense.
El pedido concreto es que la Legislatura porteña apruebe un proyecto de ley que prohíba la incineración de estos residuos y que lleva varios meses en discusión.
Pero hay más. "Como hace años el 82% de los hospitales porteños cerraron sus hornos incineradores y contratan empresas que queman los residuos en el conurbano, la ley también prohíbe esta contratación", explica Verónica Odriozola, coordinadora de campaña Tóxicos de Greenpeace.
Según la organización ecologista, está internacionalmente aceptado que la incineración de residuos hospitalarios (llamados patogénicos), libera al medio ambiente sustancias tóxicas llamadas dioxinas.
"Las dioxinas son compuestos altamente perjudiciales para la salud y la más tóxica de ellas fue clasificada por la Organización Mundial de la Salud como un cancerígeno humano", explica Odriozola.
También afirma que mientras los efectos sobre la salud asociados con las dioxinas han sido bastante estudiados en Europa y Estados Unidos, en Argentina no existen investigaciones similares.
Dicen que las exposiciones a altos niveles de este contaminante pueden causar un tipo de enfermedad de la piel conocida como cloracné, otros problemas dérmicos y daños hepáticos. Uno de los efectos más estudiados de la exposición a bajos niveles de dioxinas durante períodos prolongados sería el cáncer.
"En las comunidades del conurbano cercanas a estas plantas de incineración constantemente hay protestas de la gente denunciando problemas de salud parecidos", asegura Odriozola.

Una de las denuncias de Greenpeace apunta a la falta de control sobre las plantas de incineración de residuos hospitalarios. A pesar de que la legislación establece niveles máximos permitidos de emisión de dioxinas, Greenpeace asegura que en el país no existen laboratorios que puedan medir las concentraciones de ese compuesto. "Para analizar tan sólo una muestra, habría que llevarla al exterior y el costo sería de 1.000 dólares", indica. Es decir que nadie puede saber si las emisiones exceden el límite permitido.
Según Greenpeace, en mayo de 2001 se firmó en Estocolmo un convenio internacional para la eliminación de 12 contaminantes orgánicos persistentes. En este grupo se encuentran las dioxinas. Argentina firmó el convenio con otros cien países.
"Además de las emisiones al aire hay que tener en cuenta que la incineración genera cenizas". Y en ellas se concentran algunos metales pesados. "Es muy común que las empresas de incineración almacenen las cenizas a cielo abierto en tambores sin tapa o bolsas plásticas, permitiendo la contaminación de los alrededores. y la toxicidad dura años, por no decir décadas", afirman los ecologistas.

Según Greenpeace, existen alternativas para el tratamiento de los residuos hospitalarios. "El primer paso es una menor generación de residuos —explica Odriozola—, esto se logra separando mejor los residuos dentro del hospital". Así el volumen de residuo a tratar resulta menor.

El segundo paso es reemplazar la incineración por el tratamiento de los residuos con tecnologías de esterilización. "Varios sanatorios ya lo hacen", agrega.

El proyecto de ley está en consideración de la Comisión de Salud de la Legislatura. Para acelerar su aprobación, en la semana, los representantes de Greenpeace entregarán a todos los diputados de la Ciudad un almanaque del 2002 que incluye las fotos de las estatuas porteñas con los barbijos y una leyenda: "La incineración enferma a Buenos Aires"
Desde Cant Sant Joan Manolo “zapatero”

Anònim ha dit...

Residuos tóxicos y peligrosos (según las directivas de la Unión Europea) son los que contienen en determinadas concentraciones:

As, Cd, Be, Pb, Se, Te, Hg, Sb y sus compuestos
Compuestos de cobre solubles
Fenol, éteres, solventes orgánicos, hidrocarburos policíclicos aromáticos cancerígenos
Isocianatos, cianuros orgánicos e inorgánicos
Biocidas y compuestos fito farmacéuticos
Compuestos farmacéuticos
Polvo y fibras de asbesto
Peróxidos, cloratos y percloratos
Carbonilos de metales
Acidos y bases usados en el tratamiento de metales
Compuestos de cromo hexavalente
Organohalogenados no inertes
Alquitranes
Materiales químicos de laboratorio no identificados o nuevos compuestos de efectos ambientales no conocidos
En la legislación española se añaden a esta lista:

Talio y sus compuestos
Los residuos procedentes d la industria del dióxido de titanio
Los aceites usados minerales o sintéticos, incluyendo las mezclas agua-aceite y las emulsiones.

Anònim ha dit...

Els Fangs de Depuradora SON RESIDUS PERILLOSOS:

El “Consejo Superior de Investigaciones Cientificas” (CSIC), en un treball d'investigació dirigit a confeccionar de la Directiva 91/271CEE, referent al tractament de les aigües residuals urbanes, adverteix que a les diverses analítiques de llots de depuradora fetes a Catalunya, s’observen alts nivells de disrruptors endocrins, superant els valors recomanats per la nova directiva (esborrany de modificació 86/278/CEE).

El departament de química analítica de la Universitat de Sevilla, mostra la seva preocupació al constatar analíticament que els fangs de depuradora concentren substàncies tòxiques com metalls, HAPs i d'altres molècules orgàniques perilloses, aquest document també reconeix la incineració com la principal font d'emissió de HAPs a l’atmosfera.

En la mateixa línia un treball conjunt fet per la “Càtedra de Ingenieria Sanitaria i Ambiental” de la universitat Complutense de Madrid, reconeix l'alta concentració d'estrògens sintètics i altres disrruptors orgánics als llots de depuradora, i adverteix de les greus repercussions que per la salut humana tenen aquests tòxics .

Les analítiques reconeixen la presència al fang de depuradora de: metalls pesats, Doixines, Furans, PCBs, HAPs, entre d'altres tòxics (alguns en altes concentracions), per tant el fang en origen ja presenta diversos components d’alta toxicitat abans de fer-lo reaccionar al forn, aquest fang esta considerat com a residu segons la llista Europea (codi:19 08 05 CER) i sotmès a estricta regulació tant per legislació europea com estatal, segons les directives 86/278/CEE, 91/689/CEE, els llots de depuradora son considerats residu perillós (codi:19 08 11 CER) quan contenen substàncies tòxiques o si no es poden utilitzar en l’agricultura (con es el cas).

El R.D. 833/88 també considera com a residu potencialment perillós els llots de depuradora, a més també considera “Actividad susceptible de generar residuos potencialmente peligrosos” a les estacions depuradores d’aigües urbanes (doc.40), atès que la zona de procedència del fang a incinerar a la cimentera esta altament industrialitzada i atesa també l'experiència analítica en aquesta zona (doc.29,30,31), podem estar segurs que aquest fang és un residu perillós segons els paràmetres marcats per la legislació comunitària, i per tant s'hauria d’haver tramitat l’evacuació d'impacte ambiental segons l'Art.1 lletra “a” de la llei 6/2001 (de 28 de junio, de evaluación de impacto ambiental).

Cordialment: Montcada Aire Net