23 abr. 2008

PETICIÓ JUSTA


PETICIÓN DE ACCESIBILIDAD



Un domingo en una papelería de Pla d'en Coll ví unos fólios de recogida de firmas que me interesaron mucho y decidí encontrar a la persona que los dejó allí.


Hoy martes, he tenido la oportunidad y suerte de encontrar a la mujer que recoge dichas firmas y que utiliza la silla de ruedas para desplazarse.


Recoge firmas de los ciudadanos de Montcada que quieren que el único paso subterráneo que salva las vías del tren Barcelona -Puigcerdà y que comunica el barrio de Masrampinyo con el barrio del Gurugú también sea útil a personas como ella y a las mamis que empujan el carrito de bebés y a las personas que usan el carro de la compra, en especial las más mayores que viven en Masrampinyo y que necesitan comprar en los comercios más próximos a sus casas.


Yo he decidido ayudarla y me ha dado seis folios que llevo a cuestas con mis dos hijos de camino al C.E.I.P. Font Freda.


A tí, lector de ésta carta que sabes lo necesario que es éste paso para poder ir al Centro Comercial El Punt, al Colegio Elvira Cuyás y a los pequeños comercios de la Avinguda Catalunya te deseo que tengas la misma suerte que yo y encuentres a ésta señora y poner en sus manos tu petición al Ayuntamiento de Montcada i Reixac para que reconozca que el paso subterráneo es un deporte de riesgo obligado para muchas personas y que dicho Ayuntamiento debe facilitarles la comunicación entre ambos barrios sin níngún tipo de barrera u obstáculo.


R.A.D. ( Pla d'en Coll)

2 COMENTARIS (clica i escriu els teus):

Anònim ha dit...

Mientras no sean elegido un minusvalido para presidente del gobierno, para presidente de una comunidad, o para concejal de urbanismo, o para alcalde, en este pais los minusvalidos-as no contamos para nada... solo para que todos estos "elementos" que he mencionado antes, salgan en la foto.
Todos los presidentes de comunidades,alcaldes y concejales de urbanismo, ¡¡TENDRIAN QUE QUEDARSE EN SILLA DE RUEDAS!!.

Anònim ha dit...

Barreras para silla de ruedas
Alumnos del IES número 1 de Xàbia recorren el núcleo urbano de Aduanas para conocer los obstáculos a los que se enfrentan los discapacitados en la vía pública
Alumnos del IES número 1 de Xàbia recorren el núcleo urbano de Aduanas para conocer los obstáculos a los que se enfrentan los discapacitados en la vía pública
I. RIBES/ XÀBIA
La dificultad no existe, la crea el hombre para después rectificarla. O por lo menos lo intenta. Los ciudadanos obligados a vivir sobre una silla de ruedas se enfrentan cada día a una prueba de obstáculos en los centros urbanos de cualquier población. Son estorbos físicos que para el peatón se subsanaría con una zancada o un pequeño rodeo para llegar al destino.

Pero para una persona obligada a desplazarse con una silla de ruedas, estos obstáculos son frenos insalvables en su camino. Y para darse cuenta de ello, nada mejor que subirse a una silla de ruedas y recorrer itinerarios habituales para comprobar que lo tienen espinoso.

Los alumnos de Psicología de primero de Bachillerato y los de Etica de 4º de ESO del Instituto Número 1 de Xàbia, comprobaron ayer que en el núcleo urbano de Aduanas, hay escollos insalvables para los minusválidos. También el concejal de Servicios Sociales, José Francisco Erades, cotejó que pese a la eliminación de las barreras arquitectónicas llevada a cabo por el Ayuntamiento de Xàbia, todavía existen trabas que dificultan el paso para los usuarios de sillas de ruedas. Por eso, indicó Erades, subsanar estas dificultades se incluirá en la modificación del Plan General y en el plan de actuación de la Agenda 21 Local de Xàbia.

Siete años en silla de ruedas
La iniciativa para realizar esta labor educativa entre los jóvenes, parte de un residente británico, Malcome Williams, que ha estado postrado en una silla de ruedas en Xàbia durante siete años, por una artritis reumática en las rodillas.

Williams, ya recuperado tras una operación, palpó en sus carnes y sobre su medio de desplazamiento los impedimentos que se le han cruzado en su camino. Y ayer logró abrir los ojos a los alumnos de Xàbia.

Si bien la Administración pública ha subsanado en un 60% las barreras arquitectónicas en Aduanas, queda concienciar al resto de vecinos del problema: un coche aparcado en un paso de peatones impide el avance de una silla de ruedas; un bordillo rebajado para minusválidos con el asfalto del vial más alto, se convierte en una trampa difícil de salvar. La vía pública, con grandes huecos para árboles, minimiza el espacio para el peatón, y ridiculiza en algunos lugares, el espacio para los minusválidos.

Pero para Malcome Williams, quien verdaderamente suspende en adaptabilidad es la empresa privada. En establecimientos bancarios, restaurantes o comercios, los escalones son algo habitual. Incluso la movilidad es prácticamente nula para entrar en un aseo, con silla de ruedas, en cualquier restaurante.

Los alumnos del IES de Xàbia, tras esta experiencia, realizarán un trabajo que madurará en una guía de accesibilidad para Xàbia, donde se indicarán los puntos negros dificultosos para las personas con problemas de movilidad
Esto no solo ocurre en Xabia, desgraciadamente, ocurre en todos los pueblos del Estado Español, en Catalunya y en Montcada i Reixac.