6 abr. 2008

REFLEXIÓ...


(El senyor José Garriga reflexiona sobre la contradicció on estan immersos els partits polítics, quan ostenten el poder. Posa com exemple allò que volen fer a Montcada )

Muchos ciudadanos asistimos perplejos al comprobar como partidos políticos, cambian de opinión y no dudan en aplicar políticas que contradicen lo que siempre habían proclamado como el eje central de su ideología. Esto casi siempre, pasa cuando se encuentran en el ejercicio del poder, se topan con la realidad y en vez de reconocer que se equivocaron, lo justifican denigrando a los "pancarteros" y manifiestan que bajo la cultura del NO, no se puede avanzar ni construir nada.

Es curioso y llamativo comprobar como se TERGIVERSAN las palabras en un intento burdo para convencer : En vez de trasvase se le llama captación de agua, en vez de barracones se le llama módulos prefabricados, en vez de incinerar se le llama valorización energética, en vez de 4º cinturón se le dice vía estratégica, en vez de vertederos se les llama ecoparcs, en vez de reconocer que se contamina se dice que los limites están por debajo de los legalmente establecidos, etc, etc.

Son victimas de una política que ellos desde la oposición mantuvieron y que ahora se les vuelve en contra , en vez de prevenir, debatir e informar con tiempo, se improvisa con prisas y se esconde la comunicación. Todo ello produce el efecto contrario, la información al llegar tarde y mal, no hace otra cosa que fomentar la proliferación de quejas.

Estos partidos políticos nos inculcaron una cultura que nos hablaba de usar nuestros derechos democráticos para hacer oír nuestra voz y no aceptar, sin rechistar las imposiciones, cuando se cree que son injustas. ¿Sí era bueno hacerlo cuando mandaba CiU o el PP, por qué que ahora debe ser considerado como un atentado hacerlo contra ICV-EUiA, PSC o ERC, si hay motivos que lo justifiquen?

Toda esta reflexión que hago viene a cuento con el debate que existe en Montcada sobre la incineración de residuos peligrosos en la Fabrica de Cemento Lafarge. El proceso que se ha seguido por parte de la Generalitat es un ejemplo claro de lo mal que se ha llevado, el oscurantismo informativo (el Ayuntamiento también tiene su parte de culpa) sobre el proyecto ha producido un rechazo generalizado en toda la población.

La Sra. Comellas –Directora de qualitat ambiental del Dpto. Medi Ambient Generalitat – cuando calificó a miembros de La Plataforma Anti-incineració de personas de mala fe , alarmistas y demagogos estaba manifestando en el fondo, lo que pretendía realmente, es decir que no hubiese desaparecido nunca la cultura del sí, la cultura del sí señor, del callar y agachar la cabeza. Ahora este Departamento con el Sr. Francesc Baltasar a la cabeza denigra de estos manifestantes calificándolos como: la "cultura del no" .

Creo que el NO de Montcada esta debidamente justificado, aunque algunos aprovechen la ocasión con oportunismo político para subirse al carro de la reclamación , la experiencia que tenemos en materia de incineración y sus consecuencias hacen que se diga NO! , CON TODA LA RAZÓN DEL MUNDO .

Montcada ha recibido un trato como pueblo por parte de la Generalitat, en este caso, que no es de recibo, querer convencernos ahora, al final del tramite, de las bondades del proyecto, llegan tarde y mal.
YA NO SE DICE AMEN A TODO ,YA NO CUELA, POR BUENAS QUE SEAN LAS PROMESAS.
JOSE GARRIGA

3 COMENTARIS (clica i escriu els teus):

Anònim ha dit...

Señor Garriga: si tuviera que hacer una valoración de su articulo del 1 al 100, Yo le pondria un 200.
Felicidades por su articulo, son de los que hacen pueblo de verdad con mayusculas.
Se puede decir mas alto pero no mas claro.
Reciba un saludo de Manolo "zapatero"

Anònim ha dit...

El señor Garriga dice verdades como puños. Es hoy una desverguenza -en general- la clase politica que tenemos.? Dónde estan esos sagrados principios, en su caso, de la izquierda ?. Los tics del despotismo gobernante, de jugar a ser YO y tu NO, es una practica que aqui en Montcada se puede percibir sin hacer demasiados esfuerzos,y comprobar quienes los sustentan. Aquellos que lo único que saben es alabar a su señor. Una practica de pleitesia constante que no favorece a esta democracia. De hecho esos tics nos muestran la calidad de "aquel" y de aquellos que lo substentan, no lo critican, ni le discuten, bajan la cabeza y piensan que es mejor callar, puesto esto no lo permitiria aquel que hoy está y mañana, ya veremos. Las plataformas existen porqué los politicos -especialmente los de izquierdas- las promulgaron y las encendieron cuando estos estaban en la oposición, ahora que estan en poder, local, autónomico o estatal, no saben como apargarlas, son hogueras reivindicativas que se encienden y se propagan por el seco paisaje exento de verdor y repleto de colores pardos. Plataformas que estos promovieron y que ahora se quejan "de su calor, de su propagación...." como los aullidos de la consellera Comellas.
Bien Garriga, sigue atiando ese fuego con tus escritos.

Guillermo

Anònim ha dit...

El sr. Garriga es un ejemplo de reflexión y sentido común y no de actuación por impulso.
Siempre he creído en que el pueblo debe hacer oír su voz, sea a través de su derecho al voto, sea a través de plataformas... no olvidemos que no siempre estamos en periodo electoral (un alivio para todos, por cierto).
El problema de los políticos es el de siempre, veamos, ¿cuál es el objetivo?, pues yo creo que el objetivo de los que hacen política es el poder ostentar el poder y mantenerlo. Bien, si para llegar a tenerlo es necesario decir blanco, pues se dice BLANCO. El problema viene cuando si para mantenerlo han de decir negro ¿qué se hace? se dice NEGRO.
¿Y el sentido común señores?
El conseller Baltasar es el mejor ejemplo de sinsentido, vean como hace malabares con el lenguaje para decir blanco diciendo exactamente negro.
Vean como nos quiere hacer creer a toda Montcada que la incineración de lodos va a ser buenísima para la población, el ecosocialista!
Y aquí, en nuestro castigado pueblo, pasa lo mismo con nuestros políticos, no son coherentes, venden las pieles de los osos antes de cazarlos. Pero los ciudadanos no somos osos que se puedan cazar y vender y tenemos sentido común y lo defendemos, nosotros no aspiramos a ostentar el poder porque ya lo tenemos, tenemos el poder de decisión y si nos equivocamos tenemos el poder de rectificar desde la movilización ciudadana.
Ánimo a todos aquellos que no se conforman y que tienen la voluntad de reparar los fallos.

Àngel